sábado, 18 de enero de 2020

Enero




Enero nos ha dejado nuevo gobierno para el país y a mí me ha traído un buen resfriado. Toda la semana con el pañuelo en la mano y estornudando. Claro que hacía casi cuatro años que no me resfriaba así que, como ahora ya voy mejor, voy a pedirle a los dioses no volver a caer, por los menos en otros cuatro años.

Retomo el blog, pero creo que no le voy a dedicar mucho espacio. Hay muchas cosas que hacer, y el día no dura nada. Eso de que el día tiene 24 horas, es mentira. El día dura dos suspiros y medio. Por tanto, tengo mucho que dibujar, que pintar, que preparar... Cada cierto tiempo dejaré alguna foto, o un dibujo, algo de mi trabajo diario, lo justo para entrar a leer los blogs que sigo y no ver, día tras día, siempre la misma foto.

En este tiempo de ausencia, he progresado como acuarelista-pintora-ilustradora. Y en algunas otras cosas más. He estado haciendo cuentas y ya son ocho años los que llevo dibujando y pintando. Dos años más de práctica, como yo digo, y podré dedicar el tiempo necesario a todas esas obras que quiero plasmar en el papel o en el lienzo. 

Diez años de prácticas es el tiempo suficiente para hacer lo que me dé la gana, con mis colores y a mi estilo.

El año 2020 ya lo tengo colmado de proyectos, que iré completando a lo largo de estos meses. 

Si todo va bien, si no hay problemas de salud, tengo por delante un magnífico año de placer con la pintura, los viajes y la fotografía.

Veamos en qué queda todo lo que tengo proyectado, pues si el día dura dos suspiros y medio, el año, en total, es como un abrir y cerrar de ojos.  Y cada vez ese abrir y cerrar de ojos pasa más rápido. Qué agobio...

Buen fin de semana.

Mari Carmen