domingo, 27 de julio de 2014

Y otra barca en San Fernando

.
 Acrílico sobre cartón.


Uno más, terminado hace un ratito. Como yo sigo experimentando y probando cosas nuevas, he tomado un cartón duro - en realidad, formaba parte de la parte posterior de un bloc de papel de acuarela - que tenía por ahí, le he dado dos manos de gesso y, una vez seco, me he puesto a pintar mi barca con acrílicos y con espátula, tal como tengo previsto hacer hasta final de mes. Y no parece que el cartón se queje por la pintura: ni se comba, ni se arruga, ni nada de nada, actúa igual que un lienzo, es decir, estupendamente.

Esta mañana, paseando por el parque, me imaginaba que andaba por la orillita del mar, allá en San José, o en San Fernando, en la costa gaditada. 

Echo de menos el mar, lo echo de menos muchísimo, de modo que hay que ir pensando en hacer una escapadita de una semana para poder jugar con las olas y venir cargada de nuevos olores, sabores y colores: los del mar en cada hora del día.

 ¡Ah! y, cómo no, para festejar al sol y a la vida con esos maravillosos desayunos y almuerzos, como los del año pasado, junto al puerto de San Jose, en cabo de Gata, en Almería. Mi tierra de nacimiento.

No veo el momento de volver.

Feliz domingo.