viernes, 23 de enero de 2015

Mar alborotado, cuidado, cuidado...

.
 Acrílicos, con espátula

No me estoy prodigando mucho últimamente, lo sé, pero es que no entiendo dónde se me han ido las ganas de hacer lo que hacía anteriormente con tanto entusiasmo. Estoy desanimada y por mucho que me llamen a gritos los pinceles, los lienzos, lo cierto es que no les hago ni caso. Supongo que son etapas por las que hay que pasar, pero esta ya me dura demasiado y no me gusta nada de nada sentirme así, apática, sin ganas de saltar por la mañana de la cama y comerme el mundo, más bien es el mundo el que me está comiendo a mí y, a este paso, va a quedar poquito de esta persona, porque hasta el apetito se me ha marchado.

Sólo espero que esto sea eso, sólo un tiempo de reposo, de cambio, porque no me imagino una existencia más tonta, aburrida y dolorida que esta que estoy llevando, desde hace muchas semanas.

De todas maneras, esta tarde hace sol y voy a salir un ratito a dar un paseo, a ver si encuentro mi optimismo enredado entre las hojas secas de algún castaño y me lo traigo a casa de vuelta, que falta me hace.

Tengan un buen fin de semana y sean felices.