viernes, 30 de enero de 2015

Aún sigo viva...

  


Vengo a darme una vueltecita por aquí, aunque no para dejar acuarelas o algún cuadrito, sino a compartir una canción que me gusta y a decir que ya estoy trabajando en dos acuarelas y en un cuadro pequeño hecho con acrílicos. Me lo estoy tomando con calma porque ya me voy recuperando de las molestias de la espalda, las cuales me gané por estar horas y horas con los pinceles, entre otras cosas, y no quiero recaer. 

Hace una semana estaba bastante fastidiada, pero desde el lunes pasado, 26, y gracias a las expertas manos del fisioterapeuta, mi espalda, y mi vida, han dado un cambio de lo más deseado. Dentro de diez días voy de nuevo a que me termine de poner mi espalda más derecha que una vela. Y he decidido que, a partir de ahora, la visita mensual al fisio será obligada, como el ir a la peluquería. Así, entre el yoga y el fisio, espero no volver a tener molestias durante mucho, mucho, mucho tiempo.

Decir también que acabo de dejar la última entrega de mi viaje por Grecia, así que si lo desean, pueden darse una vueltecita por el blog de viajes, o bien pinchar aquí.

Buen fin de semana, que aunque esté lloviendo, yo ya no lo veo todo tan gris ni tan triste, y eso es fabuloso.


 

4 comentarios:

  1. Manuel
    !!Hola!!, cuanto me alegro de que aparezcas por aqui y de que esos nubarrones vayan pasando y dejen tu cuerpo en paz, Tu ausencia se hace muy larga. He visto tus preciosas fotos de Grecia. Levanta el animo, si no fuera porque los piropos no estan bien vistos, te diria que con un cuerpo imponente y unos maravillos ojos verdes. no se puede estar triste.
    Buenas noches, Mari Carmen

    ResponderEliminar
  2. Me alegra saber que vas bastante mejor. Cuídate y deja los pinceles algún tiempo mas. Lo primero eres tu.

    manolo

    ResponderEliminar
  3. Buenos días, Manuel, feliz sábado, soleado, por ahora y aquí, al menos.
    Sí, ya empiezo a ver la luz y a sentirme más optimista, más yo. Apenas son las once y ya me voy a poner a pintar, pero sin agobiarme, poco a poco, haciendo pequeños descanso, cambiando de actividad.
    Ayer leí de una pintora americana que la pobre ha estado también enferma, cansada, durante el mes de diciembre y todo enero, ¡igual que yo!, dos meses improductivos, y por las mismas razones que yo: demasiado trabajo acumulado en el cuerpo.
    Ya me lo advirtieron, que tuviera cuidado, porque no se puede trabajar cinco o seis horas seguidas con la espalda encorvada sobre el papel de acuarelas, porque al final nos pasa factura y, además, mala.

    Buen fin de semana y gracias por los ánimos :)

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Manolo. Los pinceles los he retomado, pero con calma. Tengo tantas ganas de pintar, de practicar nuevas cosas, que algo tengo que hacer, aunque invierta menos tiempo del que yo quisiera.

    Buen sábado y mejor domingo.

    ResponderEliminar