lunes, 16 de febrero de 2015

Tenemos un gallo en el vecindario

.
 Gouache y acrílicos

Y gallinas. Parece increíble, pero uno de mis vecinos tiene un gallinero en su patio trasero y cada mañana, con la llegada del día, se puede escuchar su algarabía. 

Algunos tienen perros y otros gatitos, pero mis vecinos han considerado que tener gallo, gallinas y pollitos es... más bucólico y mucho más bonito.

Por eso, al abrir mis ventanas y escuchar sus cacareos, no puedo evitar acordarme de aquel soberbio gallo que nos despertaba, al amanecer, en casa de mis abuelos. 

Hoy ha sido un día muy bueno. Me ha dado tiempo, incluso, a terminar este dibujo.

Buen martes para todos.


 

10 comentarios:

  1. Manuel.
    Ahora tu tambien tienes un gallo, muy guapo, pero este no te dará ruido.
    Aunque los animales tienen sus molestias, pero dan compañia. Claro siempre que esten en lugar apropiado.
    Buenas noches, Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  2. Cuando era chica, en la casa de al lado tenían un gallinero...¡un olooooooor!... espantoso en verano!...que querés que te diga, la ciudad no es lugar para ciertos animales... ahora ese que nos dejas retratado, se ve precioso!
    =)

    ResponderEliminar
  3. Cierto, Manuel. Siempre imagino los gallineros en el pueblo, pero no en plena ciudad. Me suena un poco raro porque los animalillos están enjaulados, mientras que en el pueblo tienen espacio para estar a sus anchas.

    Buen martes :)

    ResponderEliminar
  4. Hola, Mónica. Aquí no hay malos olores, pero los animales están en un espacio muy reducido. No sé qué aliciente tiene el ver encerradas siempre a esas gallinas.

    ¡Cuídate! :)

    ResponderEliminar
  5. También creo que el gallo mejor en el lienzo, en verano a las seis de la mañana empiezan el cacareo y acaban con el sueño mañanero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Es verdad, Helio, y lo que en el pueblo, siendo pequeña, me gustaba, ahora nada de nada :)

    Buen martes, o lo que queda de él.

    ResponderEliminar
  7. Que bonita pintura. ese gallo tan colorido. Me recuerda a los que había siempre en el pueblo en las casas que cada vecina tenía uno. Era muy curioso porque cada una quería tener el más bonito. Había unas gallinas grandes muy coloridas con unos penachos de unos colores muy vistosos. Marrones rojos grises unas plumas alrrededor del cuello como amarillas mostaza muy bonitas. Y entre todas el gallo, pavoneando, calle arriba y calle abajo, con un colorido todavía más bonito porque al ser el más grande era el que más se destacaba. Era muy bonito,había una vecina, que tenía unas gallinas diferentes, que ella llamaba "Sus gallinas pedrezas" siempre las guardaba mucho porque eras más diferentes, siempre lo recuerdo. Era muy curioso aquel mundo, pedían huevos unas vecinas a otras cuando las camadas de polluelos, para mejorar una raza u otra. Ya hay muy pocas gallinas en el pueblo, porque además la zorra en invierno dormita dentro del pueblo. Se la ve cualquier noche paseando por la puerta de la iglesia vive entre los pocos habitantes que quedan en el opueblo. Y claro hace de las suyas organizando tremendas matanzas a las pobres gallinas. Que antes no ocurría porque habia muchos vecinos, muchos perros y ellas ni se acercaban Es una pena pero es así Bueno con tu gallo nos animamos y recordamos aquellos buenos momentos. Un beso grande y feliz miercoles.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Nori. Gracias por ese relato tan bonito del pueblo. Es curioso que los zorros estén en el pueblo, pero es normal que esté si sabe que nadie le va a dar caza, así que pobres gallinas, las que queden.

    En el pueblo de mi padre igualmente cada casa tenía su gallinero, así que no veas la que se escuchaba al despuntar el día. Pero a mí me encantaba escucharlo porque significaba que estaba con los abuelos, los tíos, los primos, y yo me lo pasaba estupendamente, todo el día en la calle, jugando.

    Un abrazo y buen miércoles.

    ResponderEliminar
  9. No creo que sea legal, pero en fin...a todo se acostumbra uno...kikirikiiiiii

    ResponderEliminar
  10. Si a los vecinos les da igual, pues ya ves, Jesús, es legal, jeje.

    Buena tarde de entierro de la sardina, si es que lo celebras.

    ResponderEliminar