jueves, 7 de mayo de 2015

De paseo por el bosque

.
Tizas pastel

Voy a continuar, durante unos días, dibujando con tizas pastel. Hasta que se acabe el bloc que me regalaron en Navidades. Me está gustando el llenarme los dedos de color porque me recuerda cuando era una cría y, en la escuela, yo me moría de ganas de tocar y tener aquellas tizas de colores que usaba la maestra y que tan celosamente guardaba en cuanto se terminaba la clase. 

Eran inalcanzables, las tizas, para nosotros, los niños. A lo sumo, podíamos llevarnos algún trocito de tiza blanca, de esos que quedaban en un rincón del aula, más pequeño que la uña del dedo meñique, pero la tiza blanca no era tan sensacional como la tiza amarilla o la roja, o la azul. 

Soñábamos con tizas de colores hasta que llegó el momento en que teníamos algunas monedas y podíamos comprarlas, pero ya no nos apetecía. Habíamos crecido e invertíamos el dinero en otros caprichos. No obstante, las tizas de colores infantiles es otro de los deseos incumplidos de nuestros seis y siete años. Y siempre las recordaré.

Esta mañana me he levantado animada, llena de energía. Seguramente porque ayer, por la mañana, estuve en la peluquería, y por la tarde el fisio me puso la espalda fina, que ya la tenía muy cargada, y es una maravilla no sentir sensación de mareo o inestabilidad. Fue un día de mimos para mí misma, que me los merecía. Así que esta mañanita he ido a patio y he estado arreglando los rosales, cortando rosas marchitas, lilas secas, y retirando hojas inútiles de mis plantas. He llenado una bolsa de basura grande con todos los restos de la batalla. Y se me ha quedado estupendo, mi patio.

Después he salido a hacer unas compras y a llevar mis muñecas a la imprenta, para que me hagan tarjetas postales con ellas. Y por la tarde, tras el almuerzo, me he puesto a dibujar este paisaje que hoy dejo. Lo he terminado a las seis, lo he rociado con fijador y... aquí está.

Bien está lo que bien acaba, y eso que aún el día no ha terminado, porque tengo más cosas para hacer antes de irme a la cama.

Espero que el día esté siendo hermoso para todos.



.

4 comentarios:

  1. Manuel.
    Muy bien este verde y amarillo, parece que el dibujo tiene algo de magia. Eso está bien, el optimmismo es lo principal y tambien que el cuerpo se sienta relajado sin molestias de esas que complican la existencia.
    Buenas noches, Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  2. Como no todos los días son así de relajados, cuando se presenta uno lo mimo como a un tesoro.

    Creo que se avecinan tiempos de calor y no me gusta nada, que aún no estamos ni a mediados de mayo.

    Buenas noches, Manuel.

    ResponderEliminar
  3. Tu dibujo refleja claramente tu buen estado de ánimo.Se ve en el una primavera fresca,florida con mucho color, no tan calurosa ccomosta en cuanto deja de llover.Me alegra que vayas reorganizando tu vida arreglando tus flores, haciendo estas pinturas tan bonitas,em fin la rutina diaria

    Yo disfrutando de la casa del sol de las gentes que veo de tarde en tarde porque este año he venido muy poco debido a las cosas desalado que han estado complicadillo.Ya va todo más o menos y a ver si vengo más a menudo.Ya esta aquí el fin de semana.A disfrutarlo.

    ResponderEliminar
  4. Es así, Nori. Una quisiera estar al 100% siempre, pero es imposible, por eso, cuando tenemos un día pleno, es como para dar salto de alegría.

    Me alegra que sigas disfrutando de tu casa, del pueblo, de las gentes. Es relajante y muy agradable. Pásalo muy bien.

    Un abrazo

    ResponderEliminar