sábado, 16 de mayo de 2015

El árbol de fuego

.
 Tizas pastel

Un árbol de fuego, que no ardiendo, es lo que traigo este sábado agradable y soleado. Ahora que ya estamos tratando de sofocar los incendios que se producen más por la estupidez del hombre que por los fenómenos atmosféricos, yo quiero traer una estampa positiva porque antes de comenzar este dibujo había pensado en pintar un paisaje desolado, en blanco y negro, con un bosque arrasado por las llamas, pero me lo pensé mejor y decidí que no, que mejor el color de la primavera para alegrarnos el día porque de lo otro ya tendremos bastante a lo largo del verano. 




Por fin hoy he recogido las tarjetas de mis muñecas. Han quedado monísimas, ¿verdad que sí?
 


Dentro de poco seguiré trabajando en más muñecas, que aún tengo papel para dibujar unas cuantas más. 

Además, ya me estoy empezando a cansar de las tizas pastel, de modo que quizá la semana próxima ya comience a usar otros materiales para realizar mis cuadritos.

Buena tarde de sábado y mejor domingo para todos.


 

4 comentarios:

  1. Que monada.......chulisimas las muñequitas, a mi me gustan tanto que me enloquecen......Unas tarjetas originales, y muy creativas, que no hay otras iguales. El afortunado estará encantado pues las suyas serán las primeras. Sigue con esta ilusión tan creativa y linda y cada vez lograras cosas más originales. Buena tarde se sábado y mejor domingo.

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que te gusten, Nori. A las niñas a las que se las voy a enviar espero que también estén contentas con ellas.

    Buen domingo :)

    ResponderEliminar
  3. Manuel.
    El árbol de fuego no es igual que el árbol destinado al fuego. De todas formas es muy apropiado por que el dibujo nos recuerda el valor que tiene el bosque.
    La muñecas resultan muy actrativas.
    Buenas noches, Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  4. Hay árboles que sí están destinados al fuego, porque la gente tiene que calentarse en invierno, pero este ábol, mi árbol, no, este está sólo para adornar.

    Buena tarde de domingo, Manuel

    ResponderEliminar