lunes, 29 de junio de 2015

A las puertas del desierto

.
 5

En este final de junio, cuando el sol aprieta, he pensado que no estaría mal pintar una acuarela con bereberes y dromedarios, para acompañar estos días de tantísimo calor.


 4

Ayer dice el dibujo y añadí las primeras pinceladas. Durante esta mañana no he podido trabajar en ella, pero sí un poquito por la tarde.


 3

Tal como he hecho con la anterior acuarela de la casa rural, en esta también dejo diversas etapas de la misma, para que se vea cómo he ido trabajando en ella. 

Lo primero, pues, fue dibujar la escena a lápiz. A continuación, con líquido enmascarador, fui bordeando las figuras humanas y los animales, para poder aplicar el fondo. Y una vez seco el fondo, quité la goma enmascaradora para comenzar a pintar los dos hombres, primero el rostro, los turbantes, los pañuelos y, poco a poco, el resto de los ropajes.

Los dromedarios han sido los siguientes en ser pintados, pero aún hay que añadirles color, perfilarlos bien.


 2

Quizá mañana ya estará acabada porque, como digo, tan sólo me resta colorear bien los dromedarios y añadir algunos pequeños detalles a los dos beduinos.


1

Y hasta aquí el trabajo de estos dos días.

Buen comienzo de semana y paciencia, que ya queda poco para que esta primera ola de calor se marche del centro del país.




 

4 comentarios:



  1. Parece que has vivido algun tiempo en el desierto, te defiendes muy bien. Lo encuentro muy avanzado. En cuanto al calor, es bueno que nuestr pies, sea castigada por los rayos del sol y la ponga morena. Buenas noches, Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  2. No, Manuel, no he vivido en el desierto, si exceptuamos Almería, pero sí he leído mucho sobre él.
    Bueno, ya estamos en el último día de junio, nos queda una laaaaaaarga travesía por los calores, hasta finales de septiembre, por lo menos.

    Buen martes :)

    ResponderEliminar
  3. Thank you, Linda! You are welcome!

    Greetings!

    ResponderEliminar