jueves, 10 de septiembre de 2015

Navegando por un mar tranquilo, en tonos sepia

.
 Tinta

He decidido, puesto que tengo tintas, rotuladores, acuarelas, acrílicos y óleos, pintar cada día de la semana con un material distinto, incluidos los bolígrafos de colores y los lápices y tizas pastel, así evito que se me seque o estropee el material y yo puedo ir viendo qué técnica me gusta más, aunque desde ya puedo decir que lo que más me gusta es la acuarela. 

Hoy tocaba la tinta y he querido hacer un cuadrito con un motivo marítimo y con un solo color, el sepia, pero en distintos tonos. Otro día lo haré en rojo, en verde, en azul o en amarillo. Son sólo pruebas que me divierten y que no quedan demasiado mal, ¿verdad?

Aquí dejo, pues, mi barco velero, que navega sin rumbo fijo y sin prisa alguna: él va, simplemente, a la aventura.

Buen jueves y mejor viernes para todos.
 

 

4 comentarios:

  1. Muy bien que practiques con distintas técnicas. Pero a mi lo que me gusta son los colores, siempre se dice q para eso están.Este barquito esta muy bonito. con las velas muy naturales casi todas suelen ser de ese color.Buen viernes y un beso

    ResponderEliminar
  2. Hola, Nori. También a mí me gusta más el color, pero como ejercicio no viene más usar un solo color y hacer prácticas con los distintos tonos de ese color.

    Buen viernes :)

    ResponderEliminar

  3. Este tono color sepia, no se como lo has logrado, pero parece sacada del archivo viejo de las americas. Esperemos que cada dia, nos envies una tecnica nueva de pintura.
    He visto estos dias, los desgraciados sucesos de tu tierra de la infancia Almeria y costa de Granada. Muy lamentables.
    Buenas noches, Mari Carmenl.

    ResponderEliminar
  4. Hay tintas de varios colores, Manuel, entre ellas la de color sepia. Combinando los distintos tonos salen cuadros muy curiosos, como este.

    Sí, el tema de la gota fría es una constante en el levante, y Andalucía oriental no suele librarse. Las ramblas en Almería o en Granada, secas durante mucho tiempo, en cuanto caen cuatro gotas se desbordan y pasa lo que pasa. La gente no se da cuenta de lo peligroso que es dejar coches en las ramblas, o vivir allí. Tarde o temprano, ocurrirá una desgracia. En La Mamola (pueblo donde nació mi abuela materna) y en Casteldeferro (donde nació mi madre), están habituados a esas riadas que, hace años, cuando las casas estaban hechas casi de cañas y barro, se llevaban medio pueblo al mar.

    Buen viernes y mejor fin de semana :)

    ResponderEliminar