sábado, 12 de diciembre de 2015

Nada... ni una gota...

.


Y mira que yo le pongo empeño y pinto y sigo pintando escenas de lluvia, nieve, invierno... Pues ni caso, oiga, que no hay manera... 

Llegan las nubes y se deshacen en cuanto el sol las achucha un poquillo. Vamos... una birria de nubes, qué les voy a contar. Para ese viaje no hacían falta alforjas, como se suele decir. Sin embargo, cuando una abre la ventana, al levantarse, mira al cielo y lo ve alfombradito de algodón, piensa... ¡qué bien, va a llover! Y luego... ná. Una decepción diaria. Pensarán que estoy deseando que caiga agua a raudales, que diluvie. No, no es eso, no quiero diluvios, quiero agua mansa pero constante al menos durante unas horas, y es que ya se está haciendo tan rara la lluvia - no digamos ya la nieve - que es tristísimo pensar que una le hace una fiesta cuando llega.

No obstante, yo seguiré con mis pinturas invernales porque tengo grabada en la mente que es época de fríos, de días de niebla, lluviosos, porque así era en mi adolescencia y en mi niñez. Porque en esta época estábamos ateridos de frío pero aún así éramos como pajarillos que desafiaban al mal tiempo y pasábamos gran parte de la jornada en la calle, jugando, correteando, investigando y aprendiendo de lo que nos rodeaba. 

Disfruto horrores pintando acuarelas, casi diría que es lo que más me gusta, pero tengo que diversificar ya que tengo mucho material esperando su turno - acrílicos, óleos, pasteles, tintas... - y me causa cierto malestar - regomeyo, como diría mi madre, y digo yo, por influencia suya, aunque no sea un término que ya se escuche - y no quiero que se me seque, no quiero perderlo, quiero aprovecharlo. 

Así que voy a ver qué puedo comenzar para darle salida a mis lienzos. 

Disfruten del fin de semana y sean todo lo felices que puedan. 




 

8 comentarios:

  1. Llegando la Navidad y parece mes de marzo.Decorando la casa,con los Belenes, los Papa Noel todo lo típico, y con una temperatura que no se ven estos adornados igual. Bueno lo hacemos con ilusión y eso basta.Veo tus pinturas y me alegro por lo menos lo vemos estos paisajes tan típicos de estas fechas. Me alegra que lo hagas tan bonito y con tanta ilusión Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Nada de nada, muchas nubes, pero la lluvia desaparece o no llega, a pesar de esta pintura maravillosa tuya, con ese viandante con paraguas, pidiendo el agua a voces.
    Tengamos esperanza, puede ser que las navidades, sean copiasas en agua y nieve.
    Buenas noches, Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  3. Bonjour Mari,
    Jolie peinture pour illustrer ce mois de décembre un peu particulier. Passe un bon dimanche, je t'embrasse.
    Jean-François. www.jfbaphotographie.com

    ResponderEliminar
  4. Nori, ya que no viene la nieve la nosotros, tendré que ir yo a buscarla, aunque sea pintada :)

    Ya ves que hoy hemos tenido unas nubecillas de nada y aunque dicen que mañana caerán cuatro gotas, a partir del martes tenemos previsto otro veranillo,¡qué calamidad! :(

    Un abrazo, guapa.

    ResponderEliminar
  5. Pues olvídate de la lluvia y de la nieve para Navidad, Manuel, porque vamos a tener solecito lindo, como si estuviéramos en Australia. Como no llueva a partir de enero, en muchos lugares del país se van a tener que lavar con agua mineral o con gaseosa, ya verás.

    Buen domingo :)

    ResponderEliminar
  6. Oui, Jean-François, un mois de décembre très bizarre parce que la semaine prochaine nous aurons du soleil à nouveau avec des hautes températures, quelle horreur! :(

    Passe une bonne journée! :)
    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Pues ayer cayeron por esta zona unas gotitas, Mª Carmen; y esta mañana estaba el cielo nubladillo, así como amenazando... Pero nada hija, ha vuelto a lucir el sol, y hace un mediodía casi primaveral...

    Lo ves?... El cambio climático, no te lo dije!... Nada, como toda la vida: años más húmedos; y años más secos, como parece éste, mal que nos pese... Y mira que llovió en Octubre, pareciendo que iba a ser un otoño-invierno lluvioso. Toca esperar, a ver qué pasa...

    Eso sí, con unos cielos tan, tan azules, como estás pintando, ¿cómo quieres que llueva, hija?... :-)

    A disfrutar de este domingo soleado...

    ResponderEliminar
  8. Pues Carlos, hace años las cosas no eran así. Hace años en invierno hacía frío y nevaba, o llovía, pero es que vengo constatando, desde hace bastantes años a esta parte, que el verano dura hasta noviembre, y que en diciembre cada vez hace menos frío. No es normal, chico, por mucho que te empeñes. Y en octubre llovería en San Fernando, porque aquí ha caído alguna que otra gota, y ya ni me acuerdo de en qué mes fue. No, para mí las cosas no son como siempre. Y no sólo lo digo yo, sino que por algo han hecho esa reunión tan mona, en París, que no servirá para nada, como es habitual.

    Buen comienzo de semana, con más sol y calor. Vamos, como toda la vida, ¿verdad? jajaja.

    ResponderEliminar