jueves, 24 de marzo de 2016

De vuelta al hogar

.
  Técnica mixta


Bien, ya estoy en casa de nuevo, tras una semana pasada entre San Fernando y Cádiz.

Ha sido una semana de contrastes, porque mi madre se encontraba en el hospital, lo cual me tenía inquieta, pero no demasiado porque sabía que estaba recuperándose, y por otro lado estaba la sensación dulce de viajar, primero desde Madrid hasta San Fernando, y luego en el autobús desde San Fernando hasta Cádiz, mirando el paisaje de marismas, las playas con sus barquitas, las grúas en la lejanía, el puente nuevo... 

Entrar en Cádiz, con su bullicio, su gente que te habla como si te conociera de toda la vida cuando en realidad acabas de tropezar con ellos... Y luego está ese sentimiento ligero y agradable de caminar sola por las calles, calles estrechitas por las que circulan coches y furgonetas, en las que te tienes que poner contra la pared si no quieres que te rocen. Calles en penumbra, donde apenas llega el sol, lo cual es un alivio en verano, por su frescor, pero húmedas en invierno por esa misma falta de solecito que caldee el ambiente.

Me ha encantado entrar en la empanadería Antonia Butrón y comprar roscos gaditanos o un trozo de empanada e ir comiéndola por la calle. Me gustaba llegar hasta las plazuelas, por calles oliendo a azahar, y pasear por el mercado central, con tanto pescado, marisco y cosas ricas que nos ofrece el mar, todo tan bien puesto, tan fresco, tan apetitoso, y claro está, era una delicia llegar hasta la muralla y apoyarme en la barandilla para mirar la bahía y todos los pueblos de alrededor, mientras las olas chocaban contra los cubos de hormigón que hacen de rompeolas.

Trataba de buscar Fuentebravía, en la lejanía, y tenía mis dudas porque eran varios los edificios que se veían donde yo pensaba que estuvo mi casa, cuando tenía 11 once años. Todo ha cambiado mucho desde entonces, pero vi aterrizar un avión en la base hispano-americana de Rota, y supe casi con toda seguridad que hacia donde yo miraba era el lugar donde mi espíritu de niña se quedó varado para siempre, junto a las rocas y sobre la fina arena que moja el Atlántico.

Me ha encantado viajar a Cádiz y a San Fernando, después de más de un año sin poder visitar parte alguna. Quiero volver cuanto antes, para ver a mis padres, y, por supuesto, recorrer las calles junto a mi hermana, Lola, hablar, reírnos, como hacíamos antes, y para disfrutar de aquel clima, de su aire que te abre los pulmones, de su hermoso paisaje. Si tengo que definir Cádiz en tres palabras yo diría que son... Luz, sal y alegría.

Esta muñequita, esta tarjeta, se la hice e envié a Inés, la princesa de ojos azules, a la que haré muchas más tarjetas simpáticas.

En San Fernando he comprado muchas cositas lindas de scrapbooking, sobre todo sellos de silicona. Si hubiera podido, me lo habría comprado todo, pero la maleta era pequeña y ya venía bastante cargada, así que he traído suficientes cosas para trabajar con ellas. El resto... para mayo, que tengo pensado volver si todo marcha bien, como debe ser.

Mi madre ya está en casa, y eso me tiene contenta.

¡Feliz Semana Santa para todos¡

Bonne Semaine Sante à tous!

Happy Holy Week to everybody!

 

3 comentarios:

  1. Bonjour Mari,

    Joli travail pour le retour de ta maman, je t'embrasse et passe une bonne fin de journée.
    Jean-François. www.jfbaphotographie.com

    ResponderEliminar
  2. Merci, Jean-François :) Oui, ma maman est à la maison à nouveau. J'espère que ça dure :)

    Passe une bonne semaine!

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Hola. No sé qué está ocurriendo con mi blog, pero los comentarios ya no puedo añadirlos. Seguro que estoy haciendo algo mal, o que le he dado a lo no que debía, y es lo que voy a tratar de corregir. Así pues, muchas gracias por vuestros comentarios, Manuel, Carlos y Myriam. Feliz resto de la Semana Santa.

    ResponderEliminar