domingo, 25 de septiembre de 2016

Haciendo otoño

.


El final de septiembre se avecina. Lo dice el calendario, y lo dice el fresco que hay dentro de casa, el cual se agradece infinito. Ya no hace falta aire acondicionado, tan sólo abrir las ventanas y dejar que la brisa juegue con los visillos, que se divierta investigando por los rincones o detrás de los muebles.

Poco a poco los árboles van cambiando el tono de su vestido aunque en mi pequeño jardín aún hay rosas y las madreselvas despiertan cada mañana con sus bellos colores, pero los verdes rabiosos de la primavera se van volviendo dorados, rojizos y marrones. Las hojas, cansadas de tanto bailar al son del viento, comienzan a desmayarse y caer, dejando los suelos alfombrados de oro. Estamos en otoño, aunque el sol aún se empeñe en decirnos que todavía se acuerda del verano y de sus estridencias, pero pronto pasará y será el frío y los días grises los que se acurruquen contra los cristales. 

Otoño va llegando pausado, a ráfagas de lluvia o de viento, las hojas arremolinadas contra las puertas y las esquinas. Y yo, para conservar esos bellos tonos, los fotografío y los aireo, no sea que se apolillen dentro de la cámara o en el archivo del ordenador.

Tengo tantos proyectos y tantas cosas por hacer que a veces me bloqueo y no hago nada. Bueno, no es cierto, siempre hago algo porque en última instancia tomo mis libros de inglés o de francés y leo, leo y leo. O veo vídeos de fotografía, inspiradores y estupendos, que me enseñan trucos y cosas en las que nunca había pensado. A falta de un buen profesor fotógrafo que nos oriente vienen bien ese tipo de enseñanza. Después, a fuerza de ensayo y error uno va aprendiendo.

Otoño está aquí, lo saludo cada mañana al despertar, así pues hay que disfrutarlo todo lo que se pueda. 

Es lo que pienso hacer yo. 

Mari Carmen




10 comentarios:

  1. Una descripción perfecta del otoño que acaba de comenzar, una estación donde los colores en nuestras fotos son espectaculares.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Cierto, Helio. Hay que aprovechar para visitar la sierra y todas esas zonas tan bellas que tenemos no muy lejos de nosotros.

    ¡Buen comienzo de semana!

    ResponderEliminar
  3. Bonjour Mari,

    L'automne annonce un peu le début de la mauvaise saison, mais la nature va prendre aussi de jolies couleurs. Passe une bonne journée, je t'embrasse.
    Jean-François. www.jfbaphotographie.com

    ResponderEliminar
  4. Bonjour, Jean-François :) Je sais qu'ici, à Madrid, l'automne dure très peu, c'est pour cela que je dois profiter pour faire beaucoup de photos avant que l'hiver arrive :)

    Passe une bonne journée toi aussi!

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. El otoño es mi estación favorita,llega cuando el verano agobia y trae frescura,el despojo del árbol que le ayuda a sobrevellar los momentos duros del invierno me simboliza la vida misma en donde es necesario despojarse a veces de las hojas secas para ya liviano poder enfrentar todo lo que venga,y adoro pisar las hojitas crujientes desde niña lo adoré! en donde yo vivo inicia la primavera,hermosa y colorida con el sol que llega después del agobiante frío de invierno,ambas estaciones traen alivio,aquí todo es flores y belleza,verdes intensos mariposas y aves que trinan,igual,adoré ver tu foto y leerte,porque soy de las personas que en otoño se sienten maravillosamente! me encanta esa estación! un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Hada Isol. A mí también me encanta pisar las hojas secas y que crujan bajo mis pies como si fueran patatas fritas. Me gusta el otoño y sus colores, igual que me gusta la primavera y toda su explosión de vida.
    Gracias por pasar por aquí y por tu mensaje.

    Un abrazo y buena semana :)

    ResponderEliminar
  7. Para mí el otoño siempre ha sido la mejor epoca del año. Donde todo se recoje, se replega y se prepara para el frío invierno. En otoño empezamos a taparnos un poquito más y a saborear los que serán primeros rescoldos de la chimenea, ese fuego tan hechizante que nos transporta. Y sus olores, ummm! el olor de la lluvia, del fuego, del viento, todo se transforma y se reencuentra.

    Saludos, amiga.

    Charo

    ResponderEliminar
  8. Otoño ni otoño, con la calor que estamos aquí teniendo estos días, amiga!.. Esto ni es otoño ni es ná, un veroño, como dicen...

    Por estas tierras gaditanas que sé que tanto te gustan... nadie diría que ya ha pasado el verano; llevamos unos días estupendos, de calor, sí, pero veintipocos grados, ó sea, que fenomenal... Motivos familiares me han impedido ir, incluso, a la playa, que éste es, sin duda, el mejor mes para ello, sin las aglomeraciones de julio y agosto. Pero dado el tiempo que está haciendo, no descarto aún hacer alguna escapadita.

    En fin, Mª Carmen, que disfrutes con tus lecturas y tus fotos, tus blogs y tus escrituras... ahora que, por fin, la calor ha amainado.

    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  9. Cierto, Carlos, los días soleados van a seguir durante un tiempecito más. En la calle, a ciertas horas del día, hace incluso calor, pero en casa se está de maravilla. Aprovecha tú que puedes y tienes el mar tan cerquita para, al menos, pasear mojándote los pies. Ya me gustaría a mí hacerlo :)

    Espero que tengas una buena semana y a disfrutar de los días buenos :)

    ResponderEliminar
  10. Es verdad, Charo, el otoño es un mes de preparación, de colores cálidos, de olores suaves, y suerte tienen los que pueden disfrutar de muchos días otoñales porque aquí en unos pocos días pasamos de la dulzura de los días soleados, pero sin agobios de calor, al frío y a los tonos grises, los abrigos y las bufandas.

    Buena semana, Charo :) Un abrazo

    ResponderEliminar