lunes, 12 de diciembre de 2016

Volando en sueños

.

Cuántas noches quiso abrir sus alas y volar hasta el lucero más cercano...

Tantas lunas esperando un rayo de esperanza que le hiciera sentir que aún estaba viva, tantas, que ya no sabía cómo sacarle más sonidos a su pluma, vencida sobre una hoja a medio redactar, un borrón ocultando su fracaso.

Cuántos momentos desperdiciados tratando de encontrar el lenguaje del agua que no mana de fuente alguna, el verbo que aún no se ha inventado, el anhelo que se marchitó por falta de cuidado, desvanecido y, finalmente, olvidado. 

Cuántas historias muertas antes de nacer, segadas sus almas para siempre al no hallar el instante dorado de traerlas a la vida. Cuánta pereza en la yema de los dedos, cuánta tinta enmohecida, cuánta desidia... 

Y aún así... 

... cuántas noches quiso igualar el fugor de los cometas, extender sus alas, crear un mundo de ilusión sobre el papel que tan sólo a ella le perteneciera. 

Un mundo mágico para brillar en la oscuridad, como si fuera la más rutilante estrella...

Mari Carmen

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada