martes, 14 de febrero de 2017

Las viejas tarjetas de enamorados

.

Yo no sé si mi madre celebraba, siendo jovencita, el día de San Valentín pero imagino que no. Ni ella, ni sus amigas, ni nadie en aquel pueblecito de pescadores de la costa granadina, La Mamola. Cuando ella me enseñaba todas sus tarjetas, acumuladas a lo largo de sus años adolescentes, siempre veía la foto de parejitas sonrientes y acarameladas. Entonces, me dije, es que se enviaban mensajitos felices el día de los enamorados. Pero no, no era así. Esas tarjetas se las enviaban en sus cumpleaños, en los santos, pero no en San Valentín sencillamente porque de San Valentín no se sabía nada en aquellos años. 

Yo comencé a coleccionar tarjetas desde muy niña, desde los diez u once años, creo. Conservo todas las que me daban mis amiguitas el día del Carmen, en el Puerto de Motril, y todas aquellas que ellas me fueron enviando por mi santo y por Navidad hasta que cumplí los dieciséis o diecisiete. También guardo las tarjetas americanas que, ellos sí, se enviaban por San Valentín y que después simplemente tiraban, allá en La Bermeja, junto a la base de Rota, en Cádiz. Eran tan bonitas que yo las guardé con mimo, desde que tenía once años, y aún las tengo. Y todas las tarjetitas que mis muchísimas compañeras de tantos institutos, de tantos pueblos distintos, me fueron enviando a lo largo de mi adolescencia. Y todas las que he recibido a lo largo de mi vida de adulta, no sólo desde diveros lugares de España, sino desde el extranjero. A veces, en un momento de nostalgia, miro todas mis tarjetas y leo algún nombre que ya no me remite a ningún rostro. Me apena no recordar nada de aquellas niñas que me las enviaron, pero aún así me resisto a desprenderme de ellas: forman parte de mi infancia, de mis años adolescentes, y conmigo seguirán. 

Desde no hace mucho me dedico a reciclar tarjetas. Esto del scrapbooking es lo que tiene, que se pueden hacer cosas nuevas de algo antiguo. Mi madre me dió sus tarjetas, o parte de ellas, y yo hago composiciones. De esta manera la tengo presente también a ella, a mi madre. 

Hoy es el 14 de febrero, ya se nos ha pasado medio mes y la primavera está un pasito más cerca, así, pues, buen día para todos y a disfrutar, aunque esté lloviendo. 

Mari Carmen

10 comentarios:

  1. Muy guapo, Carmen. Por cierto, la frase de la foto... no tiene precio. :-D Buen día aunque llueva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, casi todas las tarjetas tienen su frase simpática :) Buen día.

      Eliminar
  2. Bueno, Mª Carmen, ya sabemos que san Valentín...y el Corte Inglés, tienen mucho que ver... De todas formas, y ya que está ahí, aprovechemos el día... Siempre es bueno acordarse de otra persona, y más si ésta es tu pareja... Y es verdad lo que dice Abel, la frase de la postal tiene su... aquel.

    Luce el sol por estas tierras gaditanas, después de tanta lluvia. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo que tenéis sol y agua en los embalses a rabiar :) Eso es bueno para todos.
      Lo cierto es que yo poco paso por El Corte Inglés en este día. Demasiados días al año para andar comprando cosas. Mejor regalar sonrisas y abrazos que los demás vendrá en otros días más señalados.

      ¡Buen martes y a disfrutar del sol!

      Eliminar
  3. Me encantaba ver tus postales, y me parece estupendo que las recicles, te han quedado preciosas.
    Un beso

    Lola

    ResponderEliminar
  4. Bonjour Mari,
    Joli montage pour cette carte postale. Je t'embrasse et passe une belle journée.
    Jean-François. www.jfbaphotographie.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonjour, Jean-François, et merci! :)
      Passe une bonne journée, toi aussi!

      Bisous

      Eliminar
  5. Qué buena manera de revalorizar esos tesoros que con cariño has conservado! Siempre encontré en esas viejas tarjetas un encanto muy particular, digno de ser compartido. Me pasa con esas antiguas tarjetas navideñas con iconografia naif de comienzos del siglo pasado. Son preciosas!
    Un abrazo y gracias por compartir tus recuerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Mónica :) Es cierto, esas antiguas postales son preciosas, vestigios de una época que nos queda muy atrás pero que fueron los días de nuestras abuelas, tías y de nuestras madres.

      Un abrazo y feliz miércoles :)

      Eliminar