viernes, 17 de marzo de 2017

La mañana perfecta

.

Pocas mañanas he disfrutado tanto como esta mañana. Paseando por Madrid, claro. La ciudad estaba radiante. O quizá era que yo me sentía alegre, relajada, y todo lo veía con ojos benévolos, porque el tráfico seguía siendo igual de fastidioso que siempre pero, en lugar de quejarme, miraba a esos edificios tan hermosos y me decía... son lindos estos momentos así que obviemos todo lo demás.

Y la mañana era bonita porque teníamos esas condiciones magníficas y raras en las que no hacía frío, no hacía calor, podíamos ir con un chaqueta, y algunos en manga corta, y el cielo era azul, azul, azul... Ah, y en las calles los árboles estaban florecidos. Daba gusto pasear. Yo me sentía tan suertuda como la Tierra, que está en el lugar idóneo de nuestro sistema solar y gracias a eso es posible la vida y que yo esté aquí, escribiendo estas cuatros tonterías. 




La primera parada, tras desembarcar en Recoletos, fue en el Liceo Francés. Me encanta desayunar allí, ya lo he dicho muchas veces. Esta vez en la terraza, entre el sol y la sombra, rodeados de otras gentes que a su vez desayunaban conversando animandamente.

Después, Génova arriba, hasta la librería Pasajes, o Internacional, para recoger esos preciosos libros que tenía reservados y que muestro: el número 2 y 3 de L'amie prodigieuse, de Elena Ferrante. El primer libro lo devoré, literalmente, y estaba deseando conseguir el número 2 y el 3. Habrá un cuarto libro, sobre las mismas protagonistas, Lenu y Lila, pero no sé cuándo lo traducirán al francés, porque la autora es italiana y los libros originales están en italiano, pero lo traducirán, y yo ya me he puesto un aviso para, a final de año, dar un toque a la librería y preguntar si ya lo tienen a la venta. También añadí a mi compra anterior el libro de Boualem Sansal, 2084, La fin du monde.

A continuación ya fue el deambular, tranquilamente, por calles estrechas llenas de gente y de tráfico, hasta Gran Vía, Alcalá y Sol. Y desde allá, caminito, caminando, hasta la estación de Atocha, concluyendo así una mañana agradable como pocas. 

Tras el almuerzo he preparado la foto con la que colaboraré en el Reto Semanal - Inspiración Semanal 2 - del Blog del Fotógrafo.  Estoy encantada de haber encontrado este blog porque a través de su espacio en Flickr puedo participar en sus retos y, lo más importante, son fotógrafos que te enseñan cosas muy interesantes que puedes aplicar a la hora de tomar tus fotos.  

Este blog lo descubrí hace dos semanas. Participé en el último reto - el número 200 - antes de que cambiaran el modo de continuar con esta actividad creativa, y no me lo podía creer pero, entre las 15 mejores fotos del reto, que se encuentran expuestas al final del artículo, estaba incluida la mía.  Y puedo asegurar que había participado muchísima gente, con unas fotos estupendas.

Me gusta mucho la fotografía. Me entusiasma, pero no soy de las que le gustan fotografiar iglesias, catedrales, edificios modernos o personas. En este último caso, no es que no me guste hacer fotos de gente, es que me da muchísimo corte pedirles que posen para mí. También me encantan las fotos de niños, pero hoy día fotografiar niños es muy complicado sobre todo si quieres usar esas fotos para mostrarlas al mundo entero. Te puedes buscar un lío en cualquier momento si no cuentas con el permiso oportuno.

Hay gente que borda el fotografiar catedrales y toda esa clase de edificios, pero a mí no me dice gran cosa, prefiero observar una iglesia, sus detalles, disfrutarla, en suma, antes que fotografiarla, excepto que sea de siglos pasados y pequeñita, como las deliciosas iglesias románicas que he encontrado por Palencia, Zamora, Huesca, Lérida...

Eso no quiere decir que no haga fotos de ese tipo de arquitectura, pero a mí me van más los animalillos, los paisajes, los puentes cargados de historia, las casas antiguas con sus sillares arañados por las inclemencias del tiempo, los pueblos desvalidos, casi abandonados, con su carga de olvido en cada pedrusco lleno de musgo, en sus calles por donde se pasean los fantasmas y por las que corretean las lagartijas y algún que otro gato arisco y desconfiado. Y sobre todo me gustan las fotos con desenfoque. Me vuelven loca. Me producen un placer especial. Me gustan las fotos desenfocadas con uno o varios puntos nítidos, no importa el sujeto que sea. Un ejemplo son las fotos que voy dejando casi a diario. Quizá a alguien no les guste ese tipo de fotografía, pero para mí son joyitas preciosas. Ya lo he pensado y de mayor quiero dedicarme a este tipo de fotografía :)

Bien, dicho todo esto, y puesto al día el blog - ya era hora - alegrémonos porque la primavera ya está aquí y eso nos pone de buen humor, al menos a mí. 

Y no sólo estoy de buen humor por haber pasado una mañana bonita, o porque una de mis series favoritas regrese a la pequeña pantalla. Llevo también unos días fantásticos porque he vuelto a retomar el contacto con mi amiga Carmina, después de años y años de no saber nada la una de la otra, aunque ambas sabíamos donde vivimos, pero, oh, casualidad de la vida, nos hemos vuelto a encontrar gracias a un cuento escrito por mí y que yo le envié a su madre hace años, junto a una carta donde estaban mis teléfonos. Los padres de mi amiga han muerto no hace mucho y ella, un día, revolviendo en una bolsa de documentos y papeles, encontró mi carta, y me encontró a mí. Ahora ya podemos hablar y recordar juntas, y reírnos de nuevo de aquellos días de nuestra vida en Montilla, cuando salíamos del instituto y volvíamos a casa, al cuartel, cantando a voz en grito El gato que está triste y azul, de Roberto Carlos. 

También he retomado el contacto con otra amiga querida, de Coca, en Segovia, mi amiga Fidela, después de años de no saber nada la una de la otra. Hace unos meses volví a Coca y fui a casa de sus padres. Ellos me dieron el teléfono y a partir de ese momento, el lazo está unido de nuevo. Y ya no vamos a cortarlo, así podremos volver a conversar sobre los recuerdos compartidos, y sobre todo lo que pueda venir de ahora en adelante.

También es motivo de alegría que - ya lo he mencionado más arriba, en este escrito -  el lunes, 20, en Antena 3, a las 10:30, comienza la tercera temporada de Allí Abajo, ¡y estoy loca de contenta porque es una serie divertida que estoy deseando de retomar! Las dos temporadas anteriores me depararon momentos divertidísimos y esta espero, sé, que también los tendrá. Ya sólo falta que vuelva la tercera temporada de El Ministerio del Tiempo, otra serie que me entusiasma y que no veo el momento de tenerla de nuevo en la tele.

¡Buen fin de semana!

Mari Carmen 

7 comentarios:

  1. ¡Qué entusiasmo tan contagioso! Yo ya me encuentro más animado y todo. :-) Sí, buen bien de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que, aunque la vida es más bien puñetera, a veces se le va el santo al cielo y nos deja respirar un poco :)

      Buen sábado :)

      Eliminar
  2. ¡Ah! Y enhorabuena por tus tulipanes. Buena noche. -_-

    ResponderEliminar
  3. Bonjour Mari,

    Les balades dans Madrid doivent être bien agréables en ce moment à ce que je vois, tu as de la chance ici c'est pluie et vent un ciel tout gris. Passe un bon WE Mari, je t'embrasse.
    Jean-François. www.jfbaphotographie.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonjour, Jean-François! Oui, les balades dans Madrid sont bonnes et près de la maison aussi, parce que ce matin nous avons eu une balade très agréable dans Bosque Sur pour prendre quelques photos. Nous avons du soleil et du bon temps, et je crois que ce bon temps va durer jusqu'à la semaine prochaine :) Et toi? As-tu du travail ces jours avec les mariages ou ça sera dans le mois de avril, mai ou juin?

      Passe une bonne soirée!
      Bisous

      Eliminar
    2. Bonjour Mari,

      Oui je vais commencer les mariages à partir du mois d'avril et jusqu'en septembre, j'ai la chance d'avoir de nombreux mariages à photographier. Passe un bon dimanche, je t'embrasse.
      Jean-François. www.jfbaphotographie.com

      Eliminar