lunes, 8 de mayo de 2017

La belleza del mar griego

.
Fira. Santorini. Grecia


Esta mañana he desayunado, entre otras cosas, yogur griego. O algo similar, porque el yogur que yo tomaba en el desayuno, en Santorini, admirando desde la terraza del hotel las islas y aquel mar, tan azul como las cúpulas de sus iglesias, es muy parecido, pero no es igual.


Cabo Sunion. Grecia


O quizá, lo que lo hace diferente, es el ambiente, el aire, los aromas y el paisaje que acompaña a ese yogur. No puede ser igual desayunar mientras ves a una vecina sacudir la alfombra al tiempo que escuchas las pavadas que dicen nuestros políticos, que tomar tu desayuno entre flores, paredes blanquísimas, sillas de un azul deslumbrante y ver cómo se deslizan allá abajo, sobre un mar en calma los yates, los cruceros, las barcas de recreo... Es imposible. Todo lo mágico de estar allí, estando acá se lo lleva el viento junto al polvo y las pelusas de la alfombra.


Santorini. Grecia

Es una maravilla todas estas islas que salpican el mar Egeo. Sería una fortuna inmensa poder visitar todas y cada una de ellas. Sus amaneceres, el brillo de sus aguas y las puestas de sol es algo que nunca se puede olvidar, cuando se ha estado allí y se ha disfrutado de ello.



Cuando tengo mucha nostalgia de aquellos días pasados en Grecia, y sobre todo en Santorini y Creta, me asomo a mi archivo de fotos, las pongo bien grandes en la pantalla del ordenador y me zambullo en ellas, como si saltara desde un trampolín al mar para darme un buen chapuzón. Eso suponiendo que me gustara saltar desde un trampolín, cosa que no es cierta, pero ya sabemos que la imaginación es libre y se atreve con todo.


Oia. Santorini. Grecia


Tuve la ocasión de ver muchas puestas de sol. Si una era hermosa, la siguiente lo era mucho más. Desde una punta de Santorini, y desde la opuesta. Todas fueron para quedarse con la boca abierta. Eso pensaba yo. Yo, y las cientos de personas que poblaban las terrazas de Oia, de Fira, de Firostefani, cuando la tarde declinaba y las sombras volvían doradas las azuladas aguas del Egeo.


Puesta de sol desde Oia, Santorini. Grecia


Estas dos puestas de sol que dejo aquí, por ahora, son de las más bonitas. Pero tengo muchas más. 

Hermosa Santorini. 
Hermosa Grecia. 

Que los dioses la conserven tan bella, tan misteriosa, tan deseable, durante muchos miles de años más.

Mari Carmen

4 comentarios:

  1. Bonsoir Mari,

    Jolies photos et les îles grecques sont très belles à visiter, je ne connais pas personnellement, mais je connais de personnes qui ont visités ces îles merveilleuses. Je t'embrasse et passe une bonne soirée.
    Jean-François. www.jfbaphotographie.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merci, Jean-François, et c'est vrai, les îles grecques sont fantastiques! Très belles! :)
      Toi aussi, passe une bonne fin de soirée!

      Bisous

      Eliminar
  2. Hahahaa..., es que hay vecinos que sacuden la magia a todo lo que hay en cuanto se asoman a la ventana, en fin. Las fotos y pies... chapó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánta razón tienes :) Mañana, temprano, voy a salir al campo, a fotografiar amapolas. Las he visto esta tarde, en mi paseo en bici, pero no llevaba la cámara. Así mañana será. Eso si no se adelanta la lluvia del miércoles y jueves, que todo podría ser.

      Buen martes :)

      Eliminar