miércoles, 3 de mayo de 2017

Por tierras andaluzas

.
Me encanta ver fotos en tamaño grande. Que las fotos se vean así me hace sentir, frente a mi pantalla, dentro de la fotografía, como si aún anduviera por aquellos lugares que he recorrido y que me he traído de recuerdo en mi cámara.  

A partir de ahora, pues, las fotos que deje en el blog serán en gran formato. 

Y voy a comenzar la serie con algunas fotos viajeras, de España, y del resto de países que he visitado. Posiblemente intercale fotos macro o desenfocadas, para dar variedad al blog. Y, por supuesto, cuando salga de excursión, o de viaje, también traeré una selección de las mejores fotos conseguidas.

Empezamos, pues, con algunos paisajes andaluces.



 Campos de girasoles, cercanos a Castro del Río. Córdoba. Andalucía

Los girasoles han sustituido, en muchos campos cercanos a Nueva Carteya, a los olivares. Sigue habiendo olivares, y muchos, pero ahora se pueden ver grandes extensiones salpicadas de amarillo, brillantes soles que ponen su nota de color entre tanto verde oscuro. 

Este campo de girasoles está de camino hacia Castro del Río, a unos pocos kilómetros de Nueva Carteya, el pueblo de mi familia paterna. Sólo mirarlos al pasar, ya nos alegra el día.

Campos de olivares, vistos desde el santuario de la virgen de la Sierra. Cabra. Córdoba. Andalucía

Queríamos visitar el santuario de la virgen de la Sierra, patrona de Cabra, y allá que nos fuimos, con la familia. Tuvimos suerte y apenas había visitantes. Desde allá arriba se tiene una vista impresonante de los montes, de los olivares, de las tierras cordobesas. El aire que se respira te llena de bienestar.



Por tierras de Níjar. Almería. Andalucía

Aunque siempre que he ido a Almería hemos visitado la capital y Torregarcía, ese trozo de playa, en medio del desierto, donde aprendí a caminar y viví hasta mis cuatro años, nunca había visitado Níjar. Me gustó muchísimo el pueblo, su ubicación y sus cerámicas. Si regreso a Cabo de Gata, sin duda que volveré a visitarlo.

Vista de Capileira. Barraco de Poqueira. La Alpujarra. Granada. Andalucía


¿Qué se puede decir de la Alpujarra granadina? Que es una bendición del cielo. Un paraíso para disfrutarlo en cualquier época del año. Yo estuve por allí en primavera, con nieve todavía en las montañas y bastante frío, pero fue fabuloso. Los paisajes son magníficos, los pueblecitos una delicia y la comida estupenda. Ya tengo ganas de repetir...

Villaharta. Sierra Morena. Córdoba. Andalucía


En este pueblo serrano, en el norte de la provincia, pasé dos años de mi vida, de los cinco a los siete. Calles para correr, niños alborotadores en cada esquina y un inmenso campo para descubrir sus mil colores, el de las jaras florecidas, el romero, el tomillo, los trigales y las amapolas. Y las albercas, con sus algas viscosas y sus ranas cantarinas. Días de sol y libertad, en plena naturaleza. 
 


La antigua ciudad romana Baelo Claudia.  Bolonia. Cádiz. Andalucía

Se nos ocurrió visitar Baelo Claudia en el peor momento posible: durante un mes de marzo lluvioso, ventoso y frío, lo cual hizo imposible que pudiéramos proseguir el viaje de descubrimiento, por aquellas tierras gaditanas. Fue un fastidio, pero volvimos en junio, y entonces... todo fue maravilloso.


El cortijo y el olivar. Córdoba. Andalucía

Esta foto la tomé en nuestro camino hacia Priego de Córdoba, situada en la Subbética Andaluza y en la Ruta del Califato. Una hora, más o menos, tardamos desde Nueva Carteya hasta ese precioso pueblo cordobés, atravesando montes cubiertos de olivares y salpicados de cortijos. Priego estaba cubierta de flores y el día fue soleado y caluroso. Mayo, en todo su esplendor, por tierras de Córdoba.


Mari Carmen Polo

2 comentarios:

  1. Preciosa fotos, los girasoles transmiten
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María Jesús. Buen viernes y mejor fin de semana :)

      Un abrazo

      Eliminar