viernes, 30 de junio de 2017

Con L de lavanda, en Brihuega

.


Ayer tarde, tras el almuerzo, nos fuimos de excursión a Brihuega, en La Alcarria, provincia de Guadalajara. El viaje duraría una hora y cuarto, más o menos, todo autovía, hasta Torija, a unos 20 kilómetros de Guadalajara.


 
Era la primera vez que hacíamos ese desvío hacia La Alcarria, ya que todas las veces que hemos pasado por Torija ha sido con ocasión de ir hacia Barcelona, el Pirineo de Huesca, el de Lérida o Navarra, y nunca hemos parado en este pueblo. Era la primera vez, por tanto, que íbamos a pisar esa parte de La Alcarria, en la provincia de Guadalajara, en Castilla-La Mancha. 




La tarde estaba fresca - estos días están siendo una bendición porque tras los calores pasados, este cambio de temperaturas se agradece enormemente. En el camino hacia Brihuega vimos muchos campos de cereales y cielos cargados de nubes, casi blanquecinos.




Brihuega me ha parecido un pueblo encantador: limpio, tranquilo, coqueto, con mucha historia - cuevas árabes, murallas, castillo, varias iglesias, fuentes antiguas... Ahora que estamos en época de lavanda, y hasta su recolección en agosto, todo se vuelve color malva. 

Así que Brihuega, el jardín de La Alcarria, es precioso. Me sorprendió que esté situado en una hondonada. No esperaba tener que bajar un desnivel para llegar hasta él, pero es estupendo que esté rodeado de tanto verde, cosa normal al estar situado en la vega del río Tajuña.   




Tras tomar una ligera merienda, en uno de los restaurantes del pueblo, nos marchamos hacia Yela, donde se encuentra una gran zona de lavanda. No llegamos hasta Yela, pero ya lo tengo anotado para la próxima visita porque tiene una iglesia románica maravillosa. Lo dicho... todos estos pueblecitos están llenos de joyas. Ellos mismos son tesoros que hay que visitar y conocer.

El Festival de la Lavanda tiene lugar en julio y, según nos dijo un agricultor muy simpático, que nos encontramos cerca de uno de los campos de lavanda, es fantástico cuando todos se visten de blanco y caminan entre los bancales de lavanda. Hay incluso visitas guiadas, durante los fines de semana. Tiene que ser una experiencia para recordar durante mucho tiempo, sin duda.





Nosotros aprovechamos que no había nadie por allí para pasear y sacar todas las fotos que quisimos. Los campos de lavanda estaban desiertos, tan sólo se escuchaba el canto de los pájaros, y era muy agradable pasear tomando fotos de todo lo que nos rodeaba sin nada que nos lo impidiera. El cielo, como dije, estaba bastante nublado, el sol se resistía a salir, pero nos hemos propuesto volver en julio - aunque haga algo de calor -  y entonces, con sol, volver a caminar por aquellos senderos y darle más luminosidad a nuestras tomas.



Esa torre que se ve en esta foto, me intriga. No llegamos a acercarnos, porque queríamos pasear por Brihuega y ya era algo tarde. El pueblo es Villaviciosa de Tajuña, pequeñín, pero rodeado de arboleda. Seguro que me gusta y puedo sacar algunas fotos bonitas. Y puesto que lo que más me atrae de la fotografía es hacer macros, desenfoques, el detalle... en estos pueblecillos, en general casi desiertos, detalles bellos hay en cualquier rincón.  

Terminamos la visita a Brihuega paseando por el pueblo y cenando en el mismo restaurante donde merendamos. Os aseguro que el lomo de orza con pan tierno estaba... ¡para chuparse los dedos!

Si os apetece ver un lugar con encanto, a poco más de una hora de Madrid, id a visitar estos pueblos de La Alcarria, a Brihuega, en Guadalajara - por otro lado, tan llena de parajes bellísimos, en toda la provincia - y disfrutad de la historia, de preciosos paisajes, de gente entrañable y amable, de su gastronomía y... de la lavanda, ¡faltaría más!

Mari Carmen

10 comentarios:

  1. Espectacular, se pierde la vista
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bellísimo, María Jesús. Espero que tengas un estupendo fin de semana :)

      Eliminar
  2. Que bonitoo, me encantaría pasear por esos campos. Por donde paseo a Benji hay unos jardines donde plantaron lavanda, no estan muy cuidados,pero a mi me encanta tocarla. Y cuando llueve hay un olor estupendo a lavanda.
    Un beso. Me alegro que lo pasarais tan bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que lavanda o lavandina hay por todas partes, en los jardines, en los parques, en tiestos... Y, como a ti, a mí me encanta tocarla y llevarme las manos impregnadas de su maravilloso aroma.

      Un besito, hermana. Buen sábado y mejor domingo.

      Eliminar
  3. Sí señora, menuda presentación, estás hecha toda una reportera y el sitio muy guapo. Por cierto, el color de las bambas es ideal para ir a Brihuega en esta época y el festival tiene que estar...... En fin, buena noche y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya tengo la agenda programada para volver. Esta vez, de blanco y con las zapatillas, o las bambas, en malva :) Y es que hay mucho que recorrer por La Alcarría, aunque ya sabemos que tenemos un país lleno de rincones maravillosos, ¿verdad? :) ¡Buen fin de semana!

      Eliminar
  4. Estuvimos el pasado febrero, como vosotros, por primera vez. La lavanda aún no había florecido, pero el pueblo nos fascinó, como también Cifuentes y Trillo. Supongo que ahora, con la lavanda florecida será aún más bonito, en una próxima ocasión será.
    Buen viaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, ahora es toda una belleza. Yo desconocía esta zona. Al estar tan cerca de Madrid ni siquiera hizo falta estar allí todo el día. Pero es cierto que hay muchos pueblecitos alrededor que merecen visita. Para eso sí, para descubrir esos pueblos hay que estar el día entero e incluso algunos más :) Todo el mes de julio estará la lavanda florecida, así que podéis aprovechar y verlos.
      ¡Buen fin de semana!

      Eliminar
  5. Bonjour Mari,

    Ces photos sentent bon la provence et le midi de la France, mais pas que . . . passe une bonne fin de journée, je t'embrasse.
    Jean-François. www.jfbaphotographie.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonjour, Jean-François! Oui, mes photos sentent la Provence mais elles ont été prises très près de ma maison :) Tu vois? J'ai de la chance! :)
      Passe une bonne soirée!

      Bisous

      Eliminar