24 enero 2022

Esas castañas asadas...


 
 
Cada invierno, cuando salgo a pasear por la tarde, veo este puesto de castañas, pero nunca me había parado a comprar nada. Creo que la última vez que comí castañas asadas fue en la Plaza de España, en Roma, y estaban malísimas. 
 
No sé por qué hacía tanto tiempo que no las comía, así que esta tarde, bien abrigada, he salido a dar mi paseo habitual y al pasar junto al puesto he comprado un paquetito. Calentitas, sabrosas, carnosas, dulces... Me he transportado a otros tiempos, cuando la abuela las asaba en el fuego de la cocina y los niños esperábamos impacientes a que las repartiera.  
 
Una vez terminadas, he seguido mi camino, reconfortada y contenta. Me he dicho... mañana compraré más. Y sí, si paso de nuevo por ahí, las compraré. Merece la pena.
 
 


Estas semanas las estoy teniendo muy ocupadas. Hay poco tiempo para llegar hasta aquí, a este blog. Dejo algún dibujo, alguna foto, pero no encuentro qué decir para poner al día este blog. Me falta tiempo. Siempre me falta tiempo.  Procuro leer y comentar los blogs que sigo pero Blogger tampoco me lo pone fácil porque sigo sin poder contestar desde el ordenador, sólo (y cuando quiere) desde el móvil. Y eso es un esfuerzo extra, cuando sería sencillísimo hacerlo directamente desde el ordenador.

El curso de acuarela me ocupa varias horas y, además, estoy dibujando la parte de atrás del  calendario para 2023 (desde hace varios años, yo me hago mi propio calendario). Cuando ya esté todo completo, lo mostraré, por ambos lados. Ahora sólo dejo esta parte, porque no he hecho nada más que esas láminas. Tampoco es que tenga mucha prisa, queda año para rato todavía antes de llegar al 2023. Mi idea es terminarlo para dentro de dos semanas.  Así podré empezar otro proyecto de mi listado. 

No hay mucho más que contar. Los días se acaban pronto y cuando quiero darme cuenta ya son las seis y media de la tarde y empieza a anochecer. Un poco de fotografía, otro poco de pintura, el curso, las lecturas, la casa, las compras, el paseo diario... y se acabó. 

Sé que a partir de finales de febrero los días serán más largos, y yo tendré más luz natural para mis dibujos, y otras cosas. 

Entre tanto, voy haciendo lo que puedo, priorizando lo más urgente, así que si no me veis mucho por aquí, es que estoy un poco liada, pero siempre procuraré dejar algún dibujo y alguna foto, en los otros blogs, para que sepáis que estoy viva.

Feliz comienzo de semana para todos.