04 diciembre 2021

Por qué me gusta la fotografía

 


Hace unos años asistí a un curso de fotografía, en la Universidad Popular de Fuenlabrada. Debo decir que cuando más me divertía era cuando salíamos de viaje o hacíamos fotografía de estudio, entre nosotros. 

El profesor que teníamos sabía muchísimo sobre esta materia, pero no tenía demasiada idea de cómo transmitirlo. Al menos, esa era mi opinión, ya que me estaba iniciando y no entendía que aquello fuera tan fastidioso cuando no debería serlo. Sí, yo me aburría tremendamente en aquellas clases. Y eso es lo peor que te puede ocurrir, salvo que tú empieces a investigar por tu cuenta y comprendas que hay un universo maravilloso alrededor de la fotografía. 

Hacer fotografía es como pintar un cuadro o escribir poesía. Cada imagen es una pincelada de vida, los paisajes mostrados un canto de serenidad, los contraluces, una explosión de claroscuros que te llenan de alegría. Puentes melancólicos, canales de alma enamorada, edificios envueltos en penumbra, campanas que se miran en el espejo de un estanque, ventanas mudas esperando despertar a la luz del día... Nada se deja al azar desde el momento en que se decide parar y reflejar todo lo que nos rodea de tal manera que nadie quede indiferente ante el esplendor de nuestras pequeñas obras. 

Fotografías. Historias completas, que se nos cuelan con una fuerza inusitada por la retina y nos acercan a la naturaleza. Luces y sombras, color y rutilante esplendor, ecos de grandeza que nos sumergen en la memoria de la tierra, y es que, después de todo, somos seres que disfrutamos de las cosas bien hechas, y eso es lo que esperamos conseguir y plasmar en nuestras fotografías: emoción y belleza.

Por eso me gusta la fotografía, porque me permite jugar con ISO's, velocidad de obturación, diafragmas, lentes de todo tipo, mis cámaras que adoro, leer libros fantásticos de fotógrafos reconocidos y otros que no lo son tanto pero que te enseñan igual de bien, lectura de blogs de otros fotógrafos dándote unas visiones inesperadas con su obra y su buen hacer, darme cuenta de lo que más me gusta y de lo que menos... 

En definitiva, practicar, crear, equivocarme, intentarlo de nuevo, y así, hasta llegar a donde quiero.




 

6 comentarios:

  1. Mari, you wrote so passionately about photography and why you love it.
    I enjoyed reading it!
    A warm hug.

    ResponderEliminar
  2. En mi vida he hecho un curso de fotografía. Asistí una vez a una charla del fotógrafo José Mª Mellado, me aburrí como una ostra y me fui a la mitad de la charla. He leído y he experimentado por mi cuenta y en mi llegada al mundo digital me inició un amigo que me ayudó mucho aclarándome cuantas dudas tenía y sigo consultándolo.
    Nunca llegaré a ser un buen fotógrafo ni lo pretendo, pero con lo poco que se me lo paso bien y encima a veces recibo algún que otro halago, que más puedo pedir.
    En mi blog hay una frase de Ansel Adams que dice: "No hay reglas para las buenas fotografías, son solo buenas fotografías"

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, esto de comentar por teléfono y a estas horas... 😀
    Que maravilla sentir el arte así y sabes, lo contagias y al ver tus fotos, tus pinturas reconforta o da que pensar o entristece, logras comunicar que es esencial. Y tus cámaras, jo.
    Esa frase final es para apuntaría.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Bonjour Mari,

    Vaste domaine qu'est la photographie, et aussi qu'elle belle pation. Comme dans beaucoup de domaines, comme la musique, on en apprend tous les jours. Passe un bon dimanche, bisous.

    ResponderEliminar
  5. Mi querida amiga, a mi también me encanta. No he hecho nunca un curso, y lo cierto es que me gustaría. Hago las fotos con el móvil, es decir, una patata, ja ja. Pero amo ese mundo. No me extraña que te encante. Muchos besos preciosa :D

    ResponderEliminar
  6. A mí no me gusta la fotografía, pero me gusta contemplar buenas fotos.

    Besos.

    ResponderEliminar