23 septiembre 2022

Cuando tu cuerpo va contra ti

Finalmente voy a tener que ir al fisio. Me he estado resistiendo durante todo el año, pero ya he llegado a una situación en que no puedo salir a la calle sin sentirme frustrada porque no puedo disfrutar del paseo, ni de las compras, ni de los viajes, ni nada de nada. Voy navegando, sin ir en barco.

Yo sé que la espalda siempre me ha dado problemas, desde hace muchos años, pero que tenga esta sensación durante tantos meses, nunca me había ocurrido, y no veo que esto mejore.

He vuelto a hacer yoga, hago estiramientos, ejercicios... pero esta maldita espalda no me hace ni puto caso. Claro que yo reconozco que no se lo pongo fácil. Me paso horas dibujando, con el cuello torcido, y aunque intento enderezarme, cuando me doy cuenta, enseguida vuelvo a la mala postura. 

Así que he decidido que sí, que iré al fisio en octubre, porque antes tengo otra cosa que hacer, muy importante. Y si bien sé que hasta entonces tendré molestias, ya me he hecho con un par de paquetes de paracetamol, que me deja lo suficientemente bien como para seguir adelante, tenga contracturas o no. 

Y es que en lo que se refiere a los viajes... ¿cómo resistirse a ellos y no intentar pasarlo lo mejor posible?